Talaso Atlántico

Entorno del hotel Talaso Atlantico

Los lugares con encanto del sur de las Rías Baixas

Baiona

A dos pasos está Baiona, el primer lugar de Europa que tuvo noticia de la existencia de América, porque allí llegó en 1493 Martín Alonso Pinzón a bordo de La Pinta. La localidad, epicentro del turismo en Galicia, tiene una larga lista de visitantes ilustres más allá de Alonso Pinzón. Si el nobel Santiago Ramón y Cajal visitó en su época su antiguo balneario (hoy desaparecido), por algo sería. Baiona, cuenta con 12.000 habitantes que se multiplican durante el verano. La oferta de tiendas y hostelería en un entorno tranquilo es inmensa.

Baiona, Virgen de la Roca

Vale la pena pasarse por el Castillo de Monterreal, una construcción defensiva levantada entre los siglos XII y XIV convertida, desde 1966, en Parador de Turismo. Se puede visitar y bien lo merece. Baiona también tiene su Corcovado particular, aunque algo menos conocido que el brasileño. La Virgen de la Roca, una escultura en piedra de los años 30, es un impresionante monumento de 15 metros de altura (la mitad que el Cristo de Río de Janeiro) desde el que se contemplan unas vistas despejadas de la costa.

Islas Cíes

El título de mejor playa del mundo se lo dio el periódico británico The Guardian a los 1.200 metros de arena fina y limpia que se extiende por Rodas. El arenal se encuentra en las Cíes, un archipiélago formado por tres islas (Monteagudo, Faro y San Martín) declarado Parque Natural en 1980 y con visitas restringidas para evitar masificaciones y daños al rico ecosistema.

Silla de la Reina, islas Cíes

Llegar es fácil en barco desde Baiona y los billetes te los gestionamos desde recepción. La visita es una experiencia de naturaleza plena. Ni coches, ni ruidos ni contaminación. Solo aire puro, altos acantilados barridos por el océano y playas perfectas en la cara protegida de la ría.

Faro Silheiro

Es muy aconsejable un paseo a pie hasta el Faro Silleiro desde el Talaso Atlántico. Se llega en unos minutos y se disfruta de unas vistas despejadas del océano. Por algo se instaló allí el faro en 1862. En 1924 fue reformado y ampliado convirtiéndose en lo que es hoy. El haz de luz del faro era, por entonces, de los más potentes de Europa, pudiendo ser visto desde 33 millas, algo especialmente necesario en una costa batida por las olas y en la que los naufragios eran tristemente habituales. El faro sigue salvando vidas y su  luz se puede contemplar también desde las terrazas del Talaso Atlántico o desde los ventanales de su restaurante.

Faro en cabo Silleiro de Oia y Baiona

Si al visitante le gusta el espíritu aventurero y descubrir curiosidades, le valdrá mucho la pena subir un poco la ladera hasta las abandonadas baterías militares de Cabo Silleiro. Allí quedan todavía los restos ruinosos de los cuatro cañones y de los edificios y estructuras que les daban servicio para vigilar el acceso a la ría por mar. Están en estado de abandono, pero impresionan igualmente.

Baiona o las Cíes, son lugares conocidos, pero tenemos un buen número de rincones secretos que vale la pena conocer.

Oia

Cálzate las bota y sal a dar una vuelta, hay un montón de rutas de senderismo de las que puedes disfrutar sin tocar el coche. Por un lado, el mar, por otro, las montañas, puedes elegir. Además de visitar el Faro Silleiro, te recomendamos que te adentres en el monte y visites enclaves como las Pozas de Mougás, un cascada que cae sobre un pequeño lago en el que también te podrás bañar.

Si te interesa una ruta cultural podrás visitar castros (A Cabeciña, A Chavella…) y petroglifos con miles de años de historia. En recepción te informamos de cómo llegar a esos lugares, pero si prefieres una visita guiada, pregúntanos, porque también te la organizamos.

Castros celtas de Santa Tecla, en A Guarda, Pontevedra

A un paso en coche tienes mil cosas que ver. Estás en las Rías Baixas, zona vinícola por excelencia, tierra de caldos reconocidos en toda Europa desde hace más de medio siglo. ¿Una visita, con cata, a las famosas bodegas de Terras Gauda? Te la gestionamos.

Santa Tecla y el Monasterio de Oia

Si quieres arte e historia el castro de Santa Tecla es toda una experiencia. El antiguo asentamiento alcanzó su apogeo entre los siglos I a. C. y I de nuestra era. Bien conservado y situado en el cercano municipio de A Guarda, el enclave es Monumento Histórico Artístico Nacional desde 1931.

También muy cerca encontrarás el monasterio de Santa María de Oia, una impresionante construcción iniciada en el siglo XII y uno de los pocos cenobios situados frente al mar.

Y deportes para todos los gustos. Estamos en un lugar privilegiado para practicar todo tipo de deportes náuticos. Para hacer surf, tenemos las mejores playas de mar abierto. Rutas a caballo, BTT y hasta parapente. Pregúntanos, seguro que te podemos ofrecer algo que se ajuste a lo que buscas.

Oia, Pontevedra